traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Un cowboy en el Retiro, Madrid

El cowboy, exhausto después de visitar la exposición del Palacio Velázquez, dormitaba al sol.
Original by tesa 

9 comentarios:

Tesa Medina dijo...

Intenté hacerle una foto dentro del Museo, pero iba tan rápido viendo la exposición que se me escapó.

Así que cuando lo vi a la salida no dudé un momento, sólo le faltaba el caballo y eso no era difícil de conseguir.

Espero que mis musas regresen de vacaciones, porque no se me ocurre nada o se me ocurre todo en un batiburrillo que no sé por dónde empezar.

Muchos besos,

Lu dijo...

Hola Tesa!
Me da risa como ha quedado.
¡Me encantó el montaje!

El cowboy estará agradecido cuando despierte y vea que, fielmente, su caballo lo espera para seguir viaje.

Un abrazo soleado

Tesa Medina dijo...

Lu:

Hola, Lu, cuando vi al vaquero dormido pensé que su caballo lo despertaria de esa manera, con un suave golpecito de cabeza.

Vamos que ya "vi" al caballo, aunque todavía no estaba allí.

Un abrazo de casi otoño por aquí

llorenç Gimenez dijo...

Hola Tesa.. Que bueno tener siempre a mano un bonito caballo, menudo susto que se llevaría el viajero adormilado si se despierta y ve el caballo a su lado comiendose la merienda..jeje.
Un abrazo..

Manuel dijo...

No sé, si fue en tu blog, o en el mío, pero me dijiste en una ocasión, que te habías comprado un caballo, y que te gustaba cabalgar al galope por el Retiro.... creo que este Palacio está por allí, así que no me digas más.
Me encanta tu silla de montar.
Un beso.

Tesa Medina dijo...

Ay, Manuel, ya me gustaría a mí tener ese pedazo de caballo en casa y pasear por el Retiro con él. A ver si encuentro al vaquero por ahí, o coincidimos en alguna exposición, y me lo deja.

Sí, es cierto, Manuel, tuve un caballo varios años, y lo pasé muy bien con él, pero lo tuve que vender pues era muy caro mantenerlo a pupilaje, y mi casero me dijo que de subirlo al piso ni hablábamos.

Ah, montaba con silla portuguesa, además de bonita, me daba mucha seguridad.

Que tiempos aquellos, ahora sólo cabalgo con la imaginación.

Muchos besos,

Manuel dijo...

Yo recordaba que me habías dicho lo del caballo; lo de galopar por el retiro, y demás, seguro que te has dado cuenta de que es un poco de coña.
Otro beso.

Gumer Paz dijo...

jajajaj genial Tesa!
Un petó :)

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y aveces pasan esas cosas, casi milagros y tu tenías la cámara y click por fortuna

Luz&Vida

Isaac